Mi Carrito
Sin libros
Ingreso de Usuarios
E-mail
Contraseña
INGRESAR
Ingresando...
BUSCAR
Libros encontrados
En Categorías
"No voy a traicionar a Borges". Un Presidente lector de Borges
Publicada el 17/07/2023

José Luis Fernández Zapatero dice no tener pretensiones académicas y se presenta como un lector más de su escritor predilecto, pero se revela como un crítico literario exquisito que ha leído mucho a Borges, que hace apreciaciones muy atinadas y que ayuda a conocer mejor su obra.

José Luis Rodríguez Zapatero
¡Compartilo!
Siempre Borges

Me llama la atención el nombre del autor y entonces verifico que sí, que se trata de quien fue Presidente del Gobierno de España en la primera década de este siglo. Qué curioso, pienso, un destacado estadista que es también un gran lector de buena literatura; un español que reconoce que “la renovación más profunda y creativa del idioma castellano se produjo en América Latina en el siglo XX” y que “El principal renovador de nuestra literatura fue Borges”.

Dice no tener pretensiones académicas y se presenta como un lector más de su escritor predilecto, pero se revela como un crítico literario exquisito que ha leído mucho a Borges, que hace apreciaciones muy atinadas y que ayuda a conocer mejor su obra.

Comienza comentando El Aleph, que para él es un cuento de amor, el más universal y el mejor.

Sigue diciendo, en el capítulo Borges y la política: “Llama la atención que el escritor en lengua castellana más vanguardista, más innovador, fuese un hombre conservador.” “Pero Borges no abraza las doctrinas políticas…” “… su propósito era desvelar las claves estéticas del pensamiento, el arte en estado puro, el método más que la intención, la belleza más que la justicia o la injusticia”. Y cita a Saramago, premio Nobel e inequívoco comunista: “no se puede no amar a Borges” “el último gigante literario” “un gran escritor y un humanista”. Y concluye Rodríguez Zapatero. “No hay un Borges político, no hay un Borges activista. Hay un Borges universal y, por tanto, un Borges de todos”.

Luego hace un extenso análisis de los prólogos y epílogos escritos por Borges que le permiten llegar a un conocimiento más profundo no sólo del escritor sino de la persona. Sigue con una comparación entre Borges y Bach por el uso del contrapunto y cita a Borges: “Así mi vida es una fuga y todo lo pierdo y todo es del olvido o del otro”

En el último capítulo el autor se admira de algunas palabras típicas de Borges: decurso, conjeturar, refutar, perplejidades… Y se asombra de la potencia de su particular forma de adjetivar: unánime noche, ávidas calles, minuciosa lluvia, ociosos crepúsculos, mansa admiración, por citar algunos.

Finalmente, se refiere a la poesía de Borges y reproduce algunas de sus preferidas con unas breves pero profundas reflexiones sobre las mismas.

En los apuntes finales destaca la vasta cultura de Borges por su condición de lector: “Quizás Borges sea uno de los escritores que más libros leyó en su vida, quizás el que más…”

Muchas más reflexiones contiene este libro que las mencionadas en este breve resumen. Baste decir que su lectura desata un imperioso deseo de ir a leer y releer a Borges.

 

Daniel Bucciarelli

17-7-2023

¡Llevalo ahora!
NO VOY A TRAICIONAR A BORGES
$ 4.500
SIN STOCK